“Valkyrie Gives” es una Fundación creada por la sport-woman norteamericana Renee Brinkerhoff para luchar contra el tráfico de niños en el mundo. Su último proyecto es realizar una travesía por la Antártida este mes de diciembre con su Porsche 356; y batir otro récord mundial, para lograr fondos para Valkyrie.

Renee Brinkerhoff es una filántropo y deportista de Denver (EEUU) que lleva años embarcada en un programa de participaciones en grandes pruebas con su Porsche 356 A de 1956. Ya ha realizado grandes maratones como La Carrera Panamericana en América, el Rallye París-Pekín en Asia o el East African Safari en Africa. Su objetivo es cubrir 20.000 millas con su coche por los siete continentes. Su próximo objetivo está en la Antártida, en el Polo Sur.

El Porsche 356 A de 1956 Valkyrie Racing

Su Porsche 356 ya ha sido transformado y preparado varias veces para adaptarse a las pruebas en las que participaba, pero en esta ocasión –para rodar por la nieve y no quedar atrapado en ella- ha requerido de la intervención del ingeniero británico Kieron Bradley. Además de ingeniero, Bradley es explorador polar y tiene en su vitrina tres récords mundiales. Su labor ha sido adaptar el Porsche al reto antártico.

Bradley ha necesitado dieciocho meses para idear, calcular y –finalmente- preparar el 356 de  Brinkerhoff para superar las terribles exigencias climáticas del Polo Sur. Se descartaron las ruedas de gran tamaño y se prefirió el montaje combinado de esquís delante y de cadenas detrás, ampliando la distancia de la carrocería al suelo. Ahora el coche ha incrementado su flotación en un trescientos por ciento.

Unos esquíes delanteros direccionales

La nieve blanda amenazaba con tragarse literalmente al pequeño 356, así que se diseñaron unos esquíes anchos anclados a la suspensión delantera pero articulados, que permiten elegir la dirección deseada sin hundirse en aquella. Además, su pisada compacta la nieve para que el sistema de cadenas trasero propulse al vehículo a 40 Km/h. Estas cadenas triangulares han requerido una nueva suspensión, pero van conectadas por palieres al motor del Porsche 356.

El vehículo puede soportar hasta 50 grados bajo cero y continuar funcionando. Dispone de un sistema calefacción por células solares, aunque las dos ocupantes contarán con trajes de supervivencia, agua y equipo de comunicaciones, y de una ventanilla trasera de escape, por si acaso. También de un saco hinchable de hasta 4 toneladas para rescatar el coche de cualquier empanzamiento.

Un peso más repartido sobre la nieve

Aunque el coche ha perdido muchos componentes como ruedas, extintores o faros (en esa época luce el sol las 24 horas en la Antártida), el peso global se ha incrementado. Pero gracias a su nuevo sistema de apoyo y tracción, el peso por centímetro cuadrado se ha reducido un cuatro por ciento, permitiendo al 356 “flotar” sobre la superficie helada.

Brinkerhoff irá acompañada de una copiloto: Jason de Carteret. En su haber cuenta con más de cincuenta expediciones a ambos Polos y es una campeona de la exploración polar. Ambas intentarán batir un récord de velocidad sobre el hielo azul del glaciar Union, durante su travesía antártica. El objetivo de “Project 356 World Rally” es recaudar fondos para la Fundación “Vaklyrie Gives” y acabar con el tráfico de niños en el mundo. Más información en su web: www.valkyrieracing.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.