El Concurso Internacional de Elegancia más original es “The ICE” celebrado sobre un lago helado en la estación de esquí de St.Moritz. Los magníficos coches presentes no sólo compiten contra los demás de forma estática, sino que ruedan en el circuito marcado sobre el lado helado, con neumáticos claveteados.

 

 

No es muy habitual ver un Lamborghini Miura, un Ferrari 250 GTO o un Maserati de Gran Premio rodando a toda velocidad sobre una superficie helada. Pero los organizadores de “The ICE” en la estación invernal de St.Moritz lo han conseguido, logrando el Concurso de Elegancia más original de toda Europa… y tal vez del mundo.

El Concurso de St.Moritz se celebra sobre hielo

Celebrado en el transcurso un solo día de febrero, aprovecha la superficie helada del lago para que los preciosos automóviles participantes hagan sus evoluciones equipados con neumáticos de clavos. Algo nunca visto. A trece grados bajo cero, el agua se congela con un espesor de más de medio metro, suficiente para soportar el peso de los automóviles a toda velocidad. Un espectáculo que no tiene parangón en ningún otro evento.

Varias categorías agrupaban a los dispares automóviles allí reunidos con la misma solemnidad que en una pradera de cualquier otro Concurso. El blanco suelo contrastaba con el colorido de los coches en un día de sol radiante. Los Ferrari eran legión, desde un mítico 250 GTO hasta variedad de Sport-Prototipos de los años ’50, como un 375 Plus participante en la Carrera Panamericana de México.

Coches de película en “The ICE”

También había coches de película, como el Aston Martin DB5 de James Bond, o el Lamborghini Miura protagonista de la primera secuencia de “The Italian Job”. Como puede comprobarse, no acabó despeñado! También estaba el recientemente restaurado el buggy Meyers Manx empleado por Steve McQueen en “El asunto de Thomas Crown”, aunque allí había dunas y aquí hielo…

Había vehículos tan dispares como un FIAT 500 “Jolly Ghia” o el FIAT 130 “Villa d’Este” de 1971 que usaba el patrón, Gianni Agnelli, para llevar a su familia a esquiar allí mismo. Pero también muchas “barchettas” de competición -Ferrari, Aston Martin o Jaguar- que corrieron en Le Mans en los años ’50. O monoplazas de Gran Premio de esa época o más antiguos: un Alfa Romeo Tipo B P3 de 1933 fue el ganador absoluto del Concurso de St.Moritz este año.

 

Galería "The ICE" en St.Moritz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.