Coincidiendo con el Classic Motor Show, se celebró una subasta organizada por “Silverstone Auctions” en la que se adjudicaron el 83% de los lotes. Durante tres  jornadas se vendieron coches, motos y objetos de automobilia por valor de 9,2 millones de libras (casi 11 millones de euros). El mercado clásico vuelve a moverse, al menos en Inglaterra.

Cuando el martillo cayó por última vez, Silverstone Auctions había facturado en su subasta casi once millones de euros. Habían sido tres jornadas muy intensas en las instalaciones del Classic Motor Show, por las que pasaron coches y motos de colección y muchos objetos de automobilia. Al menos hubo un centenar de motos clásicas de todas las categorías  de las que se adjudicó más de las tres cuartas partes. Algunas eran ejemplares muy raros, como una Brough Superior SS80 de 1939 con sidecar Alpine Petrol Tube (61,875 libras) o una Indian modelo 346 de 1946, (24,750 libras).

Tres días de subasta en el Classic Motor Show

Sábado y domingo se contó con mucho público presente, pero también con muchísimos interesados a través de las redes sociales desde los cinco continentes. Hasta mil quinientos se registraron para poder pujar. La venta se inició el sábado con un lote benéfico: un VW Camper T2 de 1979 que se había restaurado durante tres años. 15.750 libras fueron para la ayuda contra el cáncer.

Una de las estrellas de la subasta fue la maqueta de exposición de un Williams FW14 de Fórmula 1, el único superviviente de los fabricados por el propio equipo de F1. Vendido “sin reserva”, alcanzó la cifra de 154.125 libras (más de 180.000 euros!). Pero es que un Ford Sierra RS Cosworth de 1987 (con sólo 5.500 millas en su contador) alcanzó poco después la increíble cifra de 103.500 libras.

La colección Brewer, bien vendida

La “Colección Brewer” se vendió en su totalidad por 230.000 libras. Incluía cinco coches muy apetecibles, entre los que destacaban un precioso Ferrari 330 GTC de 1967 (540.000 libras o 648.000 euros), un Jaguar SS100 de 1937 (281.250 L) o un Citroen SM 2.7 de 1972 (41,062 L). Los objetos de automobilia (coleccionables, posters, relojes, matrículas, pinturas…) generaron más de 180.000 libras en transacciones, mostrando el interés del público, que pujó por cosas de todos los precios.

Los organizadores –Silverstone Auctions- alabaron el regreso del ambiente este año, ya que en el pasado las restricciones por la pandemia impidieron reunir público en directo en la sala. Fue el retorno del murmullo y de las aclamaciones tras cada golpe del mazo. Ya se trabaja de cara a la subasta del año próximo en el NEC Classic Motor Show.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.