Dos años después de su última edición volvía a abrir sus puertas ClassicMadrid, el tradicional Salón del Vehículo Clásico celebrado en el Pabellón de Cristal. Desde hace más de 25 años, el ferial de Casa de Campo es también la casa de los aficionados a los coches y motos de colección. Y el punto de encuentro de todos ellos, que acudieron en masa a reencontrarse de nuevo tras la pandemia.

 

 

El aficionado al clásico tenía ganas. Así se ha demostrado en esta nueva edición de ClassicMadrid, donde han acudido en masa de toda España recuperando las cifras de visitantes de 2019. Y eso que, tanto expositores como público y organización, aún siguen estando afectados por las limitaciones sanitarias y los miedos al contagio. En 2022 ClassicMadrid ha consolidado su hegemonía entre las ferias de clásicos de España con mayor número de stands, de actividades y de visitantes.

ClassicMadrid es una fiesta para el aficionado

Y es que ClassicMadrid ofrecía algo más que un mercadillo de recambios o una concentración de club. En las tres plantas del Pabellón de Cristal había coches y motos para admirar, para comprar, para vender y para restaurar; había exposiciones de arte, antigüedades, libros y revistas, miniaturas, juguetes antiguos, charlas y coloquios; personajes famosos, marcas oficiales, restauradores… En fin, toda la historia del automóvil y el motociclismo condensado en tres días.

Salón ClassicMadrid 2022

Las cuatro paredes acristaladas del Pabellón de Cristal ni siquiera contenían ClassicMadrid, ya que lo rodeaba el Parking Clásico gratuito, digno de verse por sí solo. Y había actividades externas, como el ClassicMadrid Tour organizado con la revista Motor Clásico. Llevaba a los participantes por las bonitas carreteras de la sierra, parando en el Museo Eduardo Barreiros antes de regresar a visitar el Salón.

Concursos de Elegancia y de Restauración de ClassicMadrid

Mención especial requieren los dos Concursos oficiales: el de Restauración de Motocicletas y el de Elegancia de Automóviles. El primero reservado este año a motos entre 1950 y 1980. Los ganadores fueron la Terrot HST (1930) de José Eduardo Rodríguez Vigo, ganadora en la categoría hasta 1950; la Sanglas 350 modelo 4 (1959) de Carmen Cabadas Ruiz, reconocida en la década 1950-60; la Montesa Impala 175 cc (1964) de David Vélez Martín, década 1960-70; y exaequo en la categoría 1970-80 fueron premiadas las motos Derbi Diablo Súper C4 (1979) de Eduardo Muñoz Jiménez, y la Lambretta 49 “Camello” (1973) de Raúl del Rey López.

El Concurso de Elegancia fue este año cien por cien Hispano-Suiza, la gran marca española del pasado siglo. Se reunieron ocho impecables ejemplares de los años ’20 y ’30 todos distintos y con carrocerías y mecánicas diferentes. “Best of Show” fue el imponente coupé de ville carrozado por Hibbard & Darrin en 1927 sobre un autobastidor H6B. Aunque casi todos los concursantes recibieron un premio u otro por sus características especiales y su conservación.

Homenaje a Renault por los 50 años del R5

Renault celebró el inicio de un año cargado de homenajes al Renault 5, que cumple 50 años y espera la inminente llegada de su sucesor completamente eléctrico. Sebastien Guigues, Director General de la marca y de Alpine en España y Portugal recibió una placa conmemorativa de parte de ClassicMadrid. En su stand (vecino del de Alpine donde se mostraba el último A110 fabricado en España) se exponían modelos de R5 y Supercinco junto al espectacular MaxiTurbo de Grupo B.

   

La colección privada SEAT en Rodaje trajo coches muy especiales, como el Hispano-Alemán Mallorca (una réplica nacional del Lotus Seven), el 127 Samba (un modelo playero estilo Mehari), o uno de los cinco Ibiza Cabrio realizados por Indar… junto al 600 más antiguo que se conserva: el número 64. Otras exposiciones curiosas fueron las procedentes de museos institucionales, como el de Bomberos de Madrid, de Policía Nacional o de Guardia Civil. Tampoco faltó la Fundación Don Rodrigo, con sus blindados y vehículos militares, y los Clubes de muchas marcas y modelos.

El escenario de ClassicMadrid, a tope

Los dos escenarios –el de ClassicMadrid y el de RacingAuto- contaron con presentaciones de libros, charlas y homenajes. Por allí pasaron Emilio de Villota, Antonio Zanini, los pilotos y copilotos de la Escudería Repsol de los ‘60/70 (Lencina, Doncel, Muñoz y Mantecón)… Cada uno contando sus experiencias y anécdotas de tiempos pasados. Al igual que el pintor Ferrigno, con su libro de anécdotas y su primera exposición de cuadros en Madrid.

 

La sección RacingAuto contó con muchos coches de carreras reunidos por la Federación Española de Automovilismo, por equipos privados de primer orden (como Drivex o SMC junior) o por revistas como Autohebdo Sport (que presentó su “Volante” destinado a promocionar jóvenes promesas en rallyes). Había coches de rallye, de montaña, de circuito, del Dakar… hasta de Energías Alternativas.

ClassicMadrid, cita obligada en febrero

Esta edición de ClassicMadrid recuperó el espíritu de antes de la pandemia, convirtiéndose de nuevo en punto de encuentro de los aficionados procedentes de toda España. Un punto que volverán a encontrar el año próximo el último fin de semana de febrero en el Pabellón de Cristal de Casa de Campo. Lo demás, ¡son imitaciones!  

Galería Salón ClassicMadrid 2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.