Tras un año de ausencia debido al parón de la pandemia, abría de nuevo sus puertas la RetroClásica en el Exhibition Center de Bilbao. Ha sido la décima edición y ha reunido a la afición a los coches y motos clásicas de la zona norte de España, que se ha reencontrado tras muchos meses sin poder disfrutar de ella.

 

Organizado conjuntamente por Bilbao Exhibition Center y Eventos Motor, la feria RetroClásica ha ocupado los pabellones durante tres jornadas. Y de nuevo se han dado cita la gran mayoría de los expositores presentes en anteriores ediciones, quienes junto a otros nuevos y a la completa oferta de actividades y exposiciones propuesta, han logrado que esta décima edición fuera un completo éxito.

Un gran esfuerzo de organización

“Nos ha costado mucho trabajo organizar una feria en la que se pudieran ver cosas interesantes y los visitantes pudieran encontrar piezas, recambios y objetos relacionados con el automóvil clásico, retro y de ocasión, que tan difícil resultan de localizar fuera de aquí. Un esfuerzo que claramente ha merecido la pena” según declaraciones del organizador.

 

Esta décima edición de RetroClásica Bilbao han sido tres días de auténtica fiesta donde disfrutar y entretenerse con el mundo del motor vintage. La gran actividad vista en zonas como las destinadas al mercadillo de piezas, recambios y objetos de aire retro, o como la de compra venta de vehículos entre particulares, sin duda así lo refrendan. Igualmente, la zona dedicada a los expositores también gozó de una gran asistencia de público.

Gran concentración de vehículos clásicos

Más de 1.200 vehículos clásicos se dieron cita durante el fin de semana en el Salón. El parking habilitado en los pabellones 1 y 3 de BEC estuvo ocupado por aquellos aficionados que acudieron al Salón al volante de sus propios vehículos clásicos. Convirtieron este estacionamiento en otro de los grandes puntos de interés de la feria para todos los visitantes.

 

El Salón ha contado con stands tan interesantes como el dedicado al 135 aniversario del automóvil, con piezas de la colección de Torre Loizaga. Se podían contemplar distintas unidades de su vasto patrimonio automovilístico, entre las que había un Lamborghini Countach (modelo del que se celebraba su 50 aniversario), un Jaguar E-Type (que celebra igualmente su 60 aniversario) o uno de los impresionantes Rolls Royce Phantom 2 Continental que forman parte de la colección más completa que sobre la marca británica existente en Europa y que se puede contemplar en su propio museo.

También modelos populares del Este y del Oeste

 

También se encontraban distintas exposiciones, como la de vehículos producidos y comercializados en la Europa del Este tras la Segunda Guerra Mundial, con curiosos modelos de marcas como Trabant, Yugo o Lada.  O las dedicadas a vehículos populares como los R4, o 124, evocadores de grandes recuerdos entre los aficionados, que se criaron y crecieron a bordo de estos coches. O un icónico De Lorean, que se hizo famoso en la película “Regreso al Futuro”.

Clubes como el SEAT 1430, 124 y 124 Sport también contaron con su propio espacio en RetroClásica Bilbao. En esta ocasión lo aprovecharon para celebrar su 25 aniversario y ofrecer una amplia muestra de los modelos más representativos. O el Club Goggomobil de Mungia, en cuyo stand se pudo contemplar la réplica de la Yamaha FZ 750 sobre la que Dennis Noyes, Fernando Prous y el bilbaíno Gustavo Taberna compitieron en las últimas 24 horas de Montjuic y que se hizo con el Campeonato de España de Resistencia en 1986.

Y un apartado para coches de competición

Tampoco faltaron numerosos vehículos que marcaron toda una época en competiciones del motor nacionales y regionales. Modelos como los Simca Rallye 3, Fiat 131 Abarth, Citroën AX Proto 4×4, Peugeot 206 N1, Mitsubishi EVO 4; o los siempre atractivos Formulas con unidades de Selex ST5 y Martini MK37, que sin duda hicieron las delicias de los aficionados y evocaron numerosos recuerdos. 

Galería RetroClásica Bilbao

Comments (01)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.