El Williams FW07 que hizo Campeón del Mundo de F1 a Alan Jones en 1980  fue restaurado con ocasión del último Gran Premio de Arabia Saudita. Pilotos como Damon Hill, Emerson Fittipaldi o David Coulthard pudieron rodar con él en el trazado saudí, a la luz de los focos, cuatro décadas más tarde.

 

Frank Williams, recientemente fallecido el pasado mes de noviembre, fue objeto de un homenaje en el Gran Premio de Arabia Saudita. Además de su importancia en la Fórmula 1 “moderna”, su fortaleza de espíritu (tras el accidente que le dejó parapléjico) ha sido todo un ejemplo de superación. Hasta hace pocos años dirigió su propio equipo desde la silla de ruedas. Frank llevó a su equipo Williams a lo más alto en muy pocos años, consiguiendo su primer título mundial con Alan Jones en 1980 y manteniéndolo en la cúspide durante décadas.

Williams consiguió el patrocinio saudí en los años ’70

Williams no sólo fue un magnífico catalizador de ingenieros y pilotos, sino también un “lince” para encontrar patrocinadores. Su acercamiento a los “petrodólares” procedentes de las emergentes empresas saudíes le permitió contar con presupuestos equivalentes a equipos de primer orden del momento, como McLaren. Empresas como la compañía aérea Saudia Airlines o Albilad, junto a otras sociedades de inversión, le aportaron un “budget” equivalente al que aportaba Marlboro.

Su otro gran activo fue Patrick Head, su amigo, socio y director de ingeniería. El monoplaza FW07, aparecido en 1979, asimiló perfectamente el principio del “efecto suelo” descubierto por Lotus. El alumno superó al maestro y el nuevo “coche-ala” conquistó los Campeonatos del Mundo de Pilotos y Constructores en 1980. Y eso con un piloto aún poco conocido y procedente de Australia: Alan Jones.

El Williams FW07 con el que Jones ganó en 1980

Williams conservó buena parte de sus monoplazas en su colección particular, pero otros muchos fueron a parar a coleccionistas. El FW07/04, uno de los más usados por Alan Jones en la temporada 1980 (hizo la “pole” y ganó el primer Gran Premio, Argentina), acabó años después en Arabia Saudita, en manos de un acaudalado jeque. Algo bastante lógico, teniendo en cuenta los patrocinadores del coche.

Con motivo del estreno del nuevo circuito de Jedah, sede del Gran Premio nacional de Fórmula 1, el propietario del FW07/04 quiso ponerlo de nuevo en pista. Para ello recurrió al equipo británico Fifteen Eleven Design, especialistas en restauraciones. Su objetivo era que rodara en manos de antiguos pilotos antes del Gran Premio, así que debía estar en perfecto estado de uso. Para ello les daba ocho semanas de tiempo (se supone que sin problemas de presupuesto).

Mil horas de trabajo en apenas dos meses

Tras cuatro décadas de inactividad, muchos componentes se habían degradado, agrietado o estaban inservibles. El equipo británico reunió un grupo de colaboradores expertos en coches de competición de los ’70 y ’80 en su base de Bakewell, Derbyshire. Y dedicó mil horas de trabajo al desmontaje hasta el chasis de aluminio –primero- y a la reconstrucción –después- desde el cableado al cuero verde del volante.

 Geoff Richardson Racing Engines suministró un motor V8 Cosworth DFV de refresco, acoplándolo a la transmisión completamente revisada por el especialista Mark Bailey Racing. La mayoría de las piezas del monoplaza fueron reutilizadas (se quería preservar la autenticidad, ante todo), pero otras tuvieron que ser reproducidas. Las nuevas tecnologías ayudaron: se generaron en modernas impresoras 3D.

Bautismo en pista en manos de Hill, Fittipaldi y Coulthard

Dos meses más tarde, el Williams FW07/04 volvía a Arabia Saudita listo para rodar. Allí lo estaba esperando su propietario, pero también Alan Jones y los otros pilotos que iban a conducirlo alrededor del nuevo trazado de Jedah antes del G.P. de Fórmula 1. David Coulthard, Emerson Fittipaldi y Damon Hill se turnaron al volante. Este último –incluso- rodó en paralelo con el FW07/01 pilotado por Martin Brundle, para una cadena de TV.  

Galería Williams FW07

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.