El pasado 19 de diciembre, el Club Lanzero Classic completo la séptima edición de este evento, en el cual el vehículo clásico vuelve a ser el eje piramidal de un acto benéfico en favor de la asociación para la integración de personas con discapacidad de Amorebieta Etxano, AIDAE. Un total de 44 participantes, de 46 inscritos,  fueron los participantes que tomaron salida en el Parque Zubiondo de Amorebieta.

 

Lo que a priori parecía un evento muy tranquilo, se tradujo en una sucesiva pelea por las tres primeras plazas del cajón, en los casi 90 kilómetros cronometrados, los cuales se repartían en 7 tramos que este año había preparado la organización. Entre los participantes, pudimos deleitarnos con un venerable Triumph TR4 del 56 de Eustaquio Simal y Paloma López Varela, venido de Soria. Varios Porsche hacían aparición, pero quizás el más vistoso fue un 914 del 73 del equipo Alfredo Knörr y José Javier Antín. La marca Ford también estuvo presente con varios ejemplares y el Escort Mk1 del 75 de Mikel y Txema Uzcudum, fue el más longevo.

Un rallye de Amorebieta muy disputado

El primer tramo entre Goikolexea y Amorebieta de 11 km, no albergaba mayor problema de navegación, pero aun así se empezaban a marcar diferencias entre los primeros clasificados. El segundo tramo discurría entre Iurreta y Zugastieta, en casi 12 kilómetros de recorrido, pasando por el mítico alto de Montecalvo. En la clasificación general provisional, el equipo líder penalizaba algo más de la cuenta y se veía relegado a la cuarta plaza, pasando a encabezar la misma Iñaki Ruiz e Iván Prieto.

El tercer tramo discurría entre Zugastieta y Munitibar, siendo el tramo más largo con casi 21 kilómetros y aderezado con un control de paso en el municipio de Mendata, el control, se aderezaba con un polvorón de obligada ingesta. El equipo Patxi Ulibarri y Fernando Macho hacían bien su trabajo y conseguían auparse al primer puesto, marcando una diferencia de 4,4 segundos a Iñaki Ruiz de Infante e Iván Prieto.

Una prueba especial a hitos kilométricos

El cuarto tramo de casi 12 kilómetros discurría entre Munitibar y Zugastieta, pasando por el Balcón de Bizkaia. El tramo escondía una sorpresa, por primera vez en la historia de este rallye, se hacía un tramo en formato distinto al habitual, siendo elegida la modalidad hitométrica. Oscar Bachiller y Cristina Sánchez, Audi Quattro S2, se coronaban con el scratch en el tramo. Por su parte Patxi Ulibarri y Fernando Macho se afianzaban en la primera posición.

Tras una corta neutralización de 15 minutos, el quinto tramo, de 11 kilómetros, partía de Ibarruri y terminaba en Iurreta, bajando esta vez el alto de Montecalvo. Patxi Ulibarri y Fernando Macho seguían aferrados a esa primera posición y además se adjudicaban al scratch este quinto tramo. Llegaban los dos últimos tramos, en los cuales la navegación ya empezaba a complicarse, aparte de convertirse en un continuo cambio de dirección, la organización confeccionaba el rutómetro con indicaciones básicas, por lo que había que centrarse en la navegación.

Un final sorprendente

Algo más de 10 kilómetros de recorrido en el sexto tramo, que discurría entre los barrios de Euba y Katya de Amorebieta, pasando por los barrios de San Miguel y Etxano. Sorprendentemente el equipo formado por Aitor Zuzaya y Belén Burgui, Toyota Rav4, se adjudicaban el scartch con tan solo 2,1 puntos de penalización.

El último tramo fue decisivo en la clasificación final. Tramo de 9 kilómetros entre el polígono Arriagane y el barrio Larrea de Amorebieta, también con la navegación como parte primordial del tramo. Para sorpresa y regocijo del club organizador, era el equipo formado por Asier Cámara y la nobel copiloto Garazy Gorospe quienes se adjudicaban el scratch del tramo. Pero no acababa todo ahí, un error de navegación del equipo Iñaki Ruiz de Infante e Iván Prieto provoco su receso hasta la cuarta posición final, por lo que Oscar Bachiller y Cristina Sánchez se adjudicaron la segunda plaza cerrando el pódium el equipo formado por Mikel y Txema Uzcudun. 

Repartidos triunfos de Clase

La categoría Sin Instrumentos estuvo comandada en casi todo el rallye por el equipo Sergio Cámara y Emilio Pascual con Renault 5 GT Turbo, pero fue en el último tramo donde el dúo Roberto Calvo y Marcos Gutiérrez, Toyota Célica 2.0, y tras una remontada que les llevo desde la 19ª posición a la 9ª, arrebataron a los primeros la corona de la difícil categoría. La categoría Junior, reservada a copilotos entre 14 y 18 años, se cerraba con una buenísima actuación de la copiloto June Fernández, Ford Fiesta XR2, quien terminaba en 7ª posición de la general y primera de la categoría, cerrando el dúo un nobel Mateo Ibarguen, VW Golf GTi.

Los títulos por clases fueron para; Ramón Marijuan y María López con un Seat 127 en la clase G, década años 70, Iñaki Ruiz de Infante e Iván Prieto en Clase H, vehículos de la década de los 80, que fue para ellos un premio de consolación después del magnífico rallye que hicieron y para Unai Fernández y June Fernández con Ford Fiesta XR2 en la Clase M, vehículos década 90. Mención especial al detalle que la organización tuvo con la asociación AIDAE, al hacer entrega de un premio especial en reconocimiento a la labor de las personas que trabajan en esta entidad, Junta Directiva, trabajadoras y monitoras tanto de AIDAE como de BEITU BA.

Galería Rallye Clásicos Amorebieta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.