Iberian Historic Endurance volvió al circuito madrileño del Jarama para disputar su popular programa de carreras históricas, esta vez ante un público entusiasta, aunque limitado.

Tras prácticamente un año de inactividad, el Iberian Historic Endurance ha echado a andar con paso firme esta temporada, disputando en Madrid su segunda prueba de la temporada. La celebración del Jarama Classic, a principios de junio, ha demostrado que estamos retomando la normalidad también en el mundo de los clásicos. El circuito madrileño aceptó público por primera vez desde hace un año: un aforo de hasta mil espectadores, que quedaron distribuidos entre varias tribunas y zonas VIP.

Como es habitual en esta parte del año, el sol y el buen tiempo acompañaron durante el fin de semana para hacer la competición aún más vistosa. Había varias carreras programadas y también varias Clases, ya que los coches se dividen por edad, con límites en 1971 y 1976, además de otras categorías por carrera, como el “Índice de Performance” o el “Gentlemen Drivers Spirit”.

En el Jarama debutó un nuevo coche, un flamante Ford GT40 del español Jordi Puig, que compartió el volante con el piloto de Turismos Fernando Navarrete. Fue la combinación ganadora del fin de semana, ya que se impusieron en ambas mangas por delante de una treintena de participantes.

Tras ellos, la lucha estuvo entre el Merlyn de Carlos Barbot y los Porsche 911 de Pedro Bastos y de la pareja Fuster-Martínez. Tras mucha pelea, fue Bastos quien terminó segundo y ganador de la clase H-1976 por apenas 7 décimas de segundo.

En “Gentlemen Driver Spirit”, Luis Gama Rocha y Diogo Gama Rocha demostraron que el resultado de Portimâo no fue fortuito. Al volante de un Ford Cortina Lotus, este dúo familiar tuvo una magnífica actuación, ganando la carrera y dejando a al Porsche de Nuno Nunes a 39 segundos. También lograron podio en ésta categoría Carlos Beltrán-Pablo Tarrero, al volante de un Porsche 911 SWB. Excelente resultado tras casi dos años lejos de los circuitos.

En H-1971, el podio fue franco-español, con el francés Alexis Raoux en el peldaño más alto del cajón por delante del madrileño Antonio Gutiérrez, todos ellos estrujando sus Porsche 911ST 2.5 al límite en las constantes subidas y bajadas del trazado del Jarama.

Se acercaba el final del día cuando se daba la salida a la segunda carrera del Historic Endurance. La carrera contó con algunos incidentes, lo que motivo la entrada del Safety Car. Quien superó todos estos problemas fue el Ford GT40, asegurándose el doblete en el Jarama.

En “Gentlemen Drivers Spirit” ésta vez ganó la perseverancia de Nuno Nunes, con Porsche 911SWB, seguido del otro coche gemelo de los españoles Beltrán-Tarrero. En tercer lugar ésta vez, la pareja luso-española compuesta por Francisco Freitas y Guillermo Velasco  (Datsun 120), superaron todos los obstáculos para llegar al tercer cajón del podio.

En H-1971, Antonio Gutiérrez se hizo con la primera posición, a pesar de la penalización que sufrió por no hacer un “drive-trough”; sólo perdió una posición, pero fue a favor del Porsche 911 2.8 RSR de Mário Meireles de la clase H-76. El segundo lugar del cajón lo consiguió el Lotus Elan de Filipe Matias y, completando el podio nos encontramos con la familia García, con su bonito Porsche 911 ST.

En la clasificación más importante del Iberian Historic Endurance, el “Indice de Performance Cuervo y Sobrinos”, que fija un handicap a cada vehículo en función de su antigüedad y cilindrada, ganaron Pedro Moriyón y José Carvalhosa, con Porsche 356.

¡No hay eventos!