Iberian Classic Raid 2021

Con ciento cuarenta equipos, la segunda edición del Iberian Classic Raid (no confundir con el Classic Rallye), discurrió entre Barcelona y Lisboa. Dos mil kilómetros por pistas de tierra, con setenta tramos cronometrados durante ocho jornadas… y emoción en todas las clasificaciones justo hasta la meta.

 

El II Iberian Classic Raid ha cruzado una vez más la Península, de Barcelona a Lisboa. Este año han sido más de 2.000 kilómetros divididos en ocho etapas: es la prueba de Regularidad por caminos de tierra para coches clásicos más larga de Europa. Esta edición, patrocinada por Bosch y Suzuki, ha contado con la participación de 140 equipos, todos ellos a bordo de vehículos con más de 25 años y llegados de múltiples rincones de Europa.

Una edición del Classic Raid dura y polvorienta

El Iberian Classic Raid -esta vez- se ha desarrollado por completo en seco. La temida lluvia no ha hecho aparición, por lo que la caravana de coches clásicos ha luchado contra terrenos duros, secos y polvorientos. Mantener la concentración, vencer el cansancio, cuidar la mecánica y llegar a una buena sincronización entre los miembros del equipo ha sido clave para llegar a la meta.

Son muchos kilómetros, muchas horas y muchos días que, poco a poco, pasan factura a los participantes y también a los vehículos. Han sido muchas las averías que se han solucionado sobre la marcha gracias al equipo de mecánicos de la organización; y también por los participantes por sus propios medios, aunque no todos los equipos han conseguido llegar a Lisboa. Y es que completar el Iberian Classic Raid es toda una aventura.

Una aventura para parejas de todo tipo

Una aventura en la que encontramos equipos de todo tipo: amigos, parejas, padres e hijos… Y casos curiosos, como un equipo en el que el copiloto es invidente, una pareja que estaban de luna de miel o un matrimonio holandés con 77 y 78 años a bordo de un Panda. Y es que este raid consigue conjugar la pasión por los coches clásicos con la naturaleza, los paisajes, la gastronomía, el compañerismo y la emoción de la competición.

El II Iberian Classic Raid comenzó con una gran igualdad entre cinco equipos con vehículos muy diferentes, como Porsche 924, Suzuki Vitara, Toyota Land Cruiser, Renault 4 y Mitsubishi Montero. Pero el dúo formado por Ramón Franquesa padre y Ramón Franquesa hijo dominaron las cuatro primeras etapas con su 924 haciendo gala de una elevada precisión y concentración.

Al final, triunfo en Lisboa para un equipo portugués

Sin embargo, el Iberian Classic Raid es muy largo y exige que muchas variables estén controladas para poder pasar por los controles sin penalizar. El equipo formado por los portugueses Pedro Carregosa, Gonçalo Pinto y Pedro Leal (con su Montero) fueron recortando puntos etapa tras etapa hasta lograr la victoria justo al final del raid. El equipo de los Franquesa finalmente terminó en segunda posición, seguidos de Alfonso e Inés Gómez-Acebo con un Land Cruiser.

 

Galería Iberian Classic Raid

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.