Con el título de “Ferrari Forever” se ha inaugurado una exposición que celebra los 75 Años de la marca de Maranello en el Museo Enzo Ferrari de Módena. El departamento “Ferrari Classiche” muestra su labor de conservación a través de quince ejemplares restaurados  y seleccionados especialmente para  esta exhibición.

 

El 12 de marzo de 1947, Enzo Ferrari presentó el primer automóvil que llevaría su nombre: el 125 S. Desde ese momento, su marca llevaría impresos atributos como tradición, innovación, dedicación y excelencia en la fabricación artesanal. Una cultura que ha trascendido al tiempo. Ahora que se cumplen 75 años de aquel acontecimiento, el Museo que lleva su nombre en la ciudad de Módena inaugura una exposición retrospectiva que estará abierta al público hasta el 17 de febrero de 2023.

Una muestra de lo que es capaz Ferrari Classiche

El peso de la exposición ha recaído en el departamento Ferrari Classiche. Fue creado en 2006 para ofrecer a sus clientes la total autenticidad y la conservación del patrimonio de la marca. En sus archivos y almacenes atesora toda la información técnica (planos y diseños incluidos) así como recambios. Y también es el único organismo capacitado para emitir “Certificados de Autenticidad” de Ferrari con más de veinte años de antigüedad, tras una minuciosa inspección del vehículo.

Además, de sus talleres instalados en la antigua nave de motores de la histórica fábrica de Maranello, también salen restauraciones certificadas “100 x 100” Ferrari. Por tanto, coches restaurados mejor-que-nuevos por mecánicos e ingenieros de la propia casa, con gran experiencia y con la posibilidad de reproducir cualquier pieza que falte sobre moldes o planos originales. Para ellos no hay secretos ni límites.

Una exposición de las mejores carrocerías de Ferrari 

“Ferrari Forever” cuenta la trayectoria de Ferrari Classiche a través de quince modelos y piezas especiales. Allí se pueden ver varias carrocerías realizadas por Sergio Scaglietti –probablemente el mejor carrocero asociado a la marca- como el precioso 250 GTC “Tour de France” de 1956. Suyas fueron las carrocerías Sport-Prototipos más bonitas de los años ’50, fabricadas en aluminio batido a mano. Y también las de muchos Gran Turismo de la época, allí presentes.

Sus rivales también lograron diseños magníficos, como el Ferrari 250  GT Spider de 1959, obra de Pinin Farina. Un auténtico símbolo de status para artistas de cine y millonarios, tanto en la soleada California como en la sofisticada Costa Azul francesa. La exhibición ofrece una variada muestra de coches de calle y de competición, con modelos míticos de carreras, como el 375 MM de la Carrera Panamericana o el 275 LM ganador de las 24 Horas de Le Mans junto a “berlinettas” famosas, como el 275 GTB, el 365 GTB4 Daytona, o el 288 GTO. Tampoco falta el bastidor de madera del 500 TRC que demuestra cómo se moldeaba el aluminio a mano para crear esas maravillosas carrocerías. 

Galería Exposición “Ferrari Forever”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.