La historia de más de dos siglos de Peugeot tiene modelos míticos, pero uno sobresale por encima de los demás: el 205 T16 Grupo B. Fue dos veces Campeón del Mundo de Rallyes y dos veces ganador de Rallye París-Dakar. Y el iniciador de un gran palmarés deportivo para Peugeot desde los años ’80 hasta la actualidad en disciplinas tan diversas como rallyes, raids, Le Mans y hasta Fórmula 1.

El modelo compacto Peugeot 205 fue lanzado en febrero de 1983 y se convertiría en un gran éxito comercial que marcaría el renacer de la marca francesa. Pero el día anterior a su presentación mundial lo hizo su versión de rallyes: el 205 T16. Este tenía poco que ver –salvo su aspecto- ya que contaba con motor turbo en posición central, cuatro ruedas motrices y carrocería de plástico. Era un auténtico prototipo acorde al nuevo reglamento FIA de Grupo B.

El 205 T16 fue el primer proyecto de Jean Todt

Tan audaz maniobra publicitaria y deportiva vino de la mano de Jean Todt, antiguo copiloto y nuevo director de Peugeot-Talbot Sport (y posteriormente director de la Scudería Ferrari y presidente de la FIA). Todt imprimió a la actividad deportiva de la marca un ritmo imparable, que comenzó con el 205 T16. Y eso que se concibió en el tiempo record de 14 meses, gracias al ingeniero Gerard Walter y al piloto Jean-Pierre Nicolás. Y, de paso, se consiguió el mejor Grupo B que nunca pisó los tramos del Mundial de Rallyes.

El 205 T16 tomaba el apellido de su motor turbo y de la culata 16 válvulas. Iba situado transversalmente tras los pilotos y proporcionaba hasta 320 CV de potencia, que repartía a ambos ejes. Su estructura tubular era tan ligera que apenas pesaba 900 Kg en orden de marcha. Para su homologación en rallyes hubo que fabricar doscientas unidades matriculables para carretera, que hoy son estimadas piezas de coleccionista.

Dos títulos Mundiales de Rallyes para Peugeot

Para competir, se podían fabricar veinte unidades más “Evolución” con modificaciones específicas para correr. Las versiones “Evo” y “Evo 2” fueron incrementando el tamaño del alerón, spoilers y muchas mejoras mecánicas internas, que le permitieron ser el “rey” del Mundial de Rallyes durante las temporadas 1985 y 1986. Pese a la concurrencia del Audi Quattro, Lancia 037 y Delta S4 o Ford RS200, el Peugeot 205 T16 fue ganador dos años seguidos, antes de que la FIA eliminase el Grupo B por altamente peligroso.

En 1985, Timo Salonen ganó los rallyes de Portugal, Acrópolis, Nueva Zelanda, Argentina y 1000 Lagos, proclamándose Campeón del Mundo de Pilotos. Con las victorias adicionales de Ari Vatanen en el Montecarlo y Suecia, Peugeot también ganó el título de Marcas. Al año siguiente fue Juha Kankkunen el campeón sobre el 205 T16 “Evo 2” y entre él, Salonen y Saby ganaron seis de los diez rallyes puntuables, otorgando los dos Mundiales a Peugeot ese año.

205 T16 Grand Raid destinado al Paris-Dakar

Vetado de los rallyes, Jean Todt le buscó un nuevo reto: el París-Dakar. Debidamente preparado para la aventura, estuvo listo para partir de la capital francesa el 1 de enero de 1987. Se alinearon tres unidades de la versión apodada “Grand Raid” para Vatanen, Mehta y Zanussi, logrando el doblete –veinte días después- en el Lago Rosa de Dakar.

Peugeot Sport volvió al Dakar un segundo año -1988- la edición más dura de la historia, en la que sólo 151 participantes consiguieron llegar a la meta de los más de 600 que tomaron la salida. Aunque el equipo francés estrenaba el más moderno Peugeot 405 T16 en manos de Vatanen y Mehta, el ganador fue el veterano 205 T16 de refuerzo pilotado por Kankkunen. Incluso logró el tercer puesto del podio en 1990, cuando ya estaba tecnológicamente superado.

Galería Peugeot 205 T16

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.