Durante el pasado año, las grandes subastas internacionales no pararon, aunque la pandemia impidió celebrar presencialmente muchas de ellas. No obstante, se facturaron cifras millonarias. Este es el ranking de los coches más caros vendidos durante 2021 por la casa Bonhams. Un Mercedes de 1928 alcanzó el record de casi 5,4 millones de euros.

Con o sin presencia física de los compradores, las grandes casas de subastas internacionales se sienten satisfechas de los resultados de 2021. Tanto en las escasas de tipo presencial como en las “online”, se invirtieron los pésimos resultados de la temporada anterior (durante el primer año de la pandemia mundial). Con independencia de los resultados globales, a lo largo de 2021 se batieron algunos récords de adjudicación con coches muy especiales. Sólo Bonhams vendió más de una docena por más de un millón de euros.

Más de cinco millones por un Mercedes de 1929

El récord de ventas de 2021 fue un Mercedes sobrealimentado de 1928, ofrecido en la subasta norteamericana de The Quail. Este “Tipo S” fue desarrollado por el joven ingeniero Ferdinand Porsche y sólo se fabricaron 146 ejemplares. El afortunado comprador pagó 5.395.000 dólares a la familia vendedora… que lo adquirió en 1964 ¡por apenas 15.000! Claro, que 4.860.000 euros es lo que desembolsó en la subasta de Londres el nuevo propietario de una pieza única: un Bugatti 57S de 1937.

Este Bugatti 57S había estado fuera de juego durante medio siglo. Y en restauración desde 1969, en manos del especialista británico Bill Thurnbull. Es uno de los 42 fabricados en su tiempo y de los que no sobreviven muchos… y menos en este estado. Ya que estamos con Bugatti, uno de los treinta exclusivos Eb110 Super Sport (creados para festejar el 110 aniversario de Ettore) bajó el martillo en la subasta belga de Zoute por 2.242.500 euros.

Los Mercedes coparon las cifras multimillonarias

Claro, que los alemanes parecían querer acaparar récords de venta en 2021. En la subasta de Amelia Island se vendió el precioso Mercedes 500/540K Special Roadster de 1934 por 4.900.000 dólares. Y tenía la curiosa historia de haber sido descubierto totalmente desmontado en un granero polaco en 1970. Sólo otro coche más superó la barrera de los dos millones de euros: un Aston Martin DB4GT que se subastó en Londres… y que estaba en cajas. Eso sí, hasta el último tornillo. Un bonito trabajo de montaje y restauración para varios años.

Esta vez los Ferrari no alcanzaron grandes cotizaciones (tampoco se vieron piezas extraordinarias). De todos modos, 1.840.000 euros no es mala cifra por un F40 de color azul de 1989, ni 1.820.000 por un 212 Europa cabrio de 1952. Ambos son inversiones seguras. En Goodwood Festival se vendieron tres Ferrari más, pero más “baratos”: una ¡réplica! del  Dino de F1 de 1960 (1.160.000 euros), un F40 (1.050.000) o un 250GT Berlinetta Ellena de 1958 (616.000). 

Las carrocerías extravagantes nunca fallan

Una de las piezas más rentables que salieron a subasta fue el Talbot Lago T26 de 1948 carrozado por Figoni-Falaschi. Desde 2006 ha multiplicado su valor por cuatro, pagándose esta vez por él 1.875.000 dólares. Aunque los ingleses no le anduvieron a la zaga: un moderno deportivo Jaguar XJ220 (1993) casi a estrenar por más de medio millón de euros. O un D Type de carreras de los años ’50 por casi 900.000, o un Aston Martin DB5 “de concurso” por casi 700.000.

Otras ventas destacadas han sido un Mercer 35K Runabout de 1913 (por dos millones y medio) que apenas ha cambiado de manos dos veces en más de un siglo; un BMW 507 de 1959 Serie II Roadster de 1959 (por un millón ochocientos mil); o el Alfa Romeo 33 TT12 de 1974, un escasísimo prototipo del Mundial de Resistencia, campeón del mundo, que alcanzó el millón setecientos mil.

Galería los Coches más Caros de 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.