Recientemente fallecido tras unas prolongadas carreras deportiva y política, Carlos Alberto Reutemann forma parte de la saga de grandes pilotos argentinos que llegaron y ganaron en Fórmula 1. Fue subcampeón del mundo en 1981 y tres veces tercero. Y también Gobernador de Santa Fé y Senador vitalicio, tras su retirada de las carreras.

Carlos Reutemann, apodado “Lole” por sus fans argentinos, fue el piloto más sólido de su país que llegó a la Fórmula 1 desde la retirada de Fangio en 1958. Carlos representaba a una nueva generación que se había formado en diversas categorías nacionales y que llegó por méritos propios –arropado por el equipo del Automóvil Club Argentino- a Europa. Destacó en Fórmula 2 antes de ser fichado por Brabham para la Fórmula 1, en 1972.

Pero Reutemann era además un piloto muy completo, que compitió en categorías tan diversas como Turismo Carretera, F1 Mecánica, Turismos o Sport-Prototipos en su país. En Europa, aparte de su progresión en monoplazas (F2 y F1) fue piloto oficial de Ferrari y Alfa Romeo en el Mundial de Resistencia de 1973 y 1974. Y, justo antes de su retirada de la Fórmula 1, ya en la década de los ’80, inició una exitosa trayectoria en el Mundial de Rallyes. Es –de momento- el único piloto que ha conseguido subir al podio en carreras de Fórmula 1, del Mundial de Resistencia y del Mundial de Rallyes.

Reutemann, el heredero de Fangio

Su carrera deportiva se inició en Argentina en 1965, pilotando un Fiat 1500, proclamándose campeón de Turismo Mejorado en 1966 y 1967 antes de probar otras categorías nacionales. Pero su objetivo era llegar a la Fórmula 1; y tuvo la suerte de ser reclutado por el equipo del Automóvil Club Argentino para disputar el Europeo de Fórmula 2 en 1970. En su primera temporada fue subcampeón y eso le valió ser fichado por el equipo Brabham de Fórmula 1 en 1972, acompañando al legendario Graham Hill.

En el primer Gran Premio de la temporada, en Buenos Aires, Reutemann logró la “pole-position” y poco después ganó el G.P. de Brasil (no puntuable). Sin embargo, un grave accidente en Thruxton pilotando un Fórmula 2, le apeó durante varios meses de los monoplazas. En 1973 logró dos podios en F1, pero en 1974, Brabham contaba ya con un nuevo monoplaza muy competitivo –el BT44- y el “Lole” (como le apodaban sus compatriotas) consiguió ganar tres Grandes Premios: Sudáfrica, Austria y EEUU.

Piloto de Brabham, Ferrari, Lotus y Williams en F1

Al año siguiente ya era un candidato para el título mundial: finalizó tercero, con triunfo en el mítico circuito grande del Nürburgring. Sin embargo, Brabham se alió con Alfa Romeo en 1976, cuyo motor bóxer no era tan competitivo como el Cosworth y cosechó escasos resultados. Desilusionado, esa misma temporada aceptó la oferta de Ferrari para sustituir al accidentado Niki Lauda; pero el austriaco se recuperó, dejando al argentino sin coche. Finalmente piloto oficial de la Scudería en 1977 y líder del equipo –tras la marcha de Lauda- en 1978, logró varias victorias, pero los Ferrari 312T2 y T3 poco podían hacer frente a los nuevos Lotus “wing-car”.

Reutemann se caracterizó por ser un piloto muy rápido, pero con moral frágil y decidida mala suerte: siempre saltaba a los mejores equipos… en su peor año. Tras pasar por Brabham y Ferrari, entró en el invencible Team Lotus en 1979… justo cuando el Lotus 80 fue un fracaso. Williams fue la escudería ganadora y ahí dirigió sus pasos en 1980, pero pronto se enemistó con el equipo por no cumplir las órdenes. El resultado fue que perdió el Campeonato del Mundo del que estuvo más cerca -en 1981- por apenas un punto. Aun así, continuó con Williams en 1982, pero sorpresivamente anunció su retirada tras sólo dos Grandes Premios.

Piloto ecléctico: F1, Resistencia y Rallyes

Aparte de su palmarés en F1 (piloto oficial de Brabham, Ferrari, Lotus y Williams, doce victorias en Grandes Premios, un subcampeonato y tres terceros en una década), Reutemann fue un reconocido piloto de Resistencia. En 1973 fue oficial de Ferrari, compartiendo su 312PB con Tim Schenken, logrando dos segundos puestos y liderar las 24 Horas de Le Mans antes de su abandono. En 1974 fue fichado por Alfa Romeo para un programa de cuatro carreras en el Mundial junto a Rolf Stommelen con el 33TT12, donde también logró dos segundos puestos.

Tampoco le hizo “ascos” a los rallyes, participando esporádicamente en pruebas sudamericanas del Mundial a partir de 1980. Logró el tercer puesto absoluto en el Rallye Codasur de 1980 sobre un Fiat 131 Abarth. En 1985 repitió la experiencia a bordo de un Peugeot 205 Turbo 16 oficial, con el que consiguió de nuevo acabar en el podio. Un palmarés que ningún otro piloto de F1 ha conseguido hasta el momento.

Político de éxito en Argentina

Tras su retirada de la competición, Reutemann se concentró en la explotación de sus fincas ganaderas. Afiliado al partido Justicialista, inició una carrera política que le llevó a ser nombrado Gobernador de la Provincia de Santa Fé en 1991. Tras su primer mandato, fue reelegido en 1999. Más tarde fue elegido para el Senado, donde ha mantenido su escaño desde 2003. Falleció el 7 de julio de 2021 a causa de un cáncer de hígado a los 79 años.