Opel Kadett

El modelo compacto de Opel ha llevado dos nombres sucesivos en los últimos 85 años: Kadett y Astra. Su tradición se remonta hasta 1936, desde cuándo se han sucedido seis  generaciones del famoso Kadett, a las que se han sumado otras cinco del Astra, que sigue en producción.

En 1936 Opel fue el primer fabricante de automóviles alemán en poner sobre la carretera un compacto asequible y adecuado para las familias: el Kadett. Tras el Opel Olympia -el primer coche alemán producido con una carrocería monocasco totalmente de acero- el Kadett también empleó esta revolucionaria tecnología.

1936-1940: Opel Kadett, el conquistador de corazones y mentes

El chasis, con suspensión delantera Dubonnet y tren trasero de ballestas, procedía del Opel Olympia, y el motor de cuatro cilindros en L de fundición provenía del Opel P 4. Cubicaba 1.073 cm3 y desarrollaba 23 CV. Las ventajas de la ingeniería de un sistema modular también jugaron un papel clave en el bajo precio del coche. Al igual que su hermano mayor, el Olympia, de similar apariencia, el Kadett era un coche moderno. Se caracterizaba por sus armoniosas proporciones y faros integrados.

Opel Kadett

En 1938 una importante actualización a la mitad de su vida comercial añadió una nueva parrilla de estilo “art déco” tardío. En comparación con la clásica carrocería montada sobre un chasis, el método de construcción monocasco presentaba numerosas ventajas, como: un menor peso (para mejorar las prestaciones y el consumo de combustible), así como una mayor seguridad gracias a su superior estabilidad y un centro de gravedad más bajo.

1962-1965: Opel Kadett A, el milagro económico

El mercado de coches compactos se desarrolló con tanta fuerza durante los años del “Wirtschaftswunder” (el milagro económico alemán), que Opel construyó en 1962 una nueva fábrica en Bochum (Alemania) específicamente para el Kadett. Las ventajas de la siguiente generación de la posguerra, el Kadett A (1962-1965), se centraron en su motor de 1,0 litros de alegre respuesta, su gran maletero y el gran espacio interior para los pasajeros.

Un gran maletero y mucho espacio para cuatro personas, además de un nuevo y dinámico motor y unos bajos costes de mantenimiento fueron la receta del éxito del Kadett A. Opel fabricó casi 650.000 unidades entre 1962 y 1965. Las formas del modelo de dos puertas y tres volúmenes eran modernas y elegantes. Su baja línea de cintura y ventanillas panorámicas le otorgaban una buena visibilidad, y la franja decorativa que recorría su lateral acentuaba su alargada forma.

Su habitabilidad impresionó a los propietarios de modelos de esa categoría. El maletero era amplio y el tapón del depósito de combustible estaba fuera. “Nunca olerás a gasolina en el maletero”, publicitaba el equipo creativo de Opel. Con su moderno motor delantero refrigerado por agua, el Kadett tenía otra importante ventaja de diseño sobre su competidor, el VW Escarabajo. Su motor de cuatro cilindros de 993 cm3 desarrollaba 40 CV y, a partir de marzo de 1963, también propulsaba al nuevo Kadett Caravan.

1965-1973: Opel Kadett B, “Das Auto”

La nueva generación tenía más de cuatro metros de longitud y, por lo tanto, era bastante más grande que su predecesora. Para la carrocería, los diseñadores se inspiraron en sus colegas de GM al otro lado del Atlántico. La parte trasera plana e inclinada recordaba a los coupés más populares de Estados Unidos. No sólo aumentó su longitud, también la potencia. Los ingenieros de Opel ampliaron el diámetro del propulsor de cuatro cilindros en 3 mm. La versión básica de, 1.078 cm3, desarrollaba 45 CV. También estaba disponible un motor 1.1 S de mayor compresión con 55 CV.

Opel Kadett

El Kadett B tuvo éxito de inmediato, con más de 2,6 millones de unidades producidas desde septiembre de 1965 hasta julio de 1973. Y su notoriedad no se limitó a su país de origen. En 1966 la cuota de exportación alcanzó el 50%, cuando clientes de 120 países de todo el mundo se decidieron por el Kadett.

1973-1979: Opel Kadett C, el atleta

La familia Kadett C tuvo muchas caras: como coche familiar, elegante segundo coche con un práctico portón trasero, o como un competitivo coupé deportivo con “pinturas de guerra”. El Kadett C de tracción trasera debutó en agosto de 1973 con una carrocería de diseño limpio y un nuevo tren delantero de doble paralelogramo. Los rasgos de diseño característicos incluían una parrilla del radiador plana, un capó con el característico pliegue de la marca y un faldón delantero en forma de spoiler.

La potente versión GT/E debutó en el Salón de Frankfurt de 1975, su motor de 1,9 litros con inyección Bosch L-Jetronic desarrollaba 105 CV y propulsaba los escasos 900 kilogramos del Kadett hasta una velocidad máxima de 184 km/h. Entre 1973 y 1979 se construyeron un total de 1,7 millones de unidades.

Opel Kadett

1979-1984: Opel Kadett D, el coche de tracción delantera

La cuarta generación del Kadett de posguerra abrió una nueva era para los compactos de Opel. En 1979 el primer modelo de tracción delantera de Opel debutó con un aspecto moderno: el Kadett D. Aunque el recién llegado era 126 mm más corto que su predecesor, con 3.998 mm, lucía un interior más amplio longitudinalmente y ofrecía significativamente más espacio que muchos de sus rivales.

Pero no sólo la disposición de la mecánica y el chasis, con barras de torsión en el tren trasero, rompían con la tradición: el Kadett recibía un nuevo motor OHC de 1,3 litros de 60 o 75 CV. La revolución continuó con las distintas variantes de carrocería. Además del espacioso familiar, que contaba con un volumen de carga de hasta 1.425 litros, Opel ofrecía versiones de estilo coupé.

Opel Kadett

En enero de 1983 apareció el deportivo Kadett GTE, equipado con un motor de 1,8 litros y cuatro cilindros que desarrollaba 115 CV y alcanzaba una velocidad máxima de 187 km/h. Otras modificaciones técnicas incluían un chasis con una nueva puesta a punto y la altura de la carrocería rebajada, nuevos amortiguadores y frenos de disco delanteros ventilados. Entre 1979 y 1984 se fabricaron un total de 2,1 millones de unidades del Kadett D.

1984-1991: Opel Kadett E, campeón del mundo en aerodinámica

El segundo Kadett de tracción delantera, fabricado entre 1984 y 1991, fue un absoluto ganador, galardonado como “Coche del Año 1984”. En su ciclo de vida se produjeron un total de 3.779.289 unidades, situándose como el Opel más vendido hasta ese momento y un auténtico referente por aerodinámica. Los ingenieros de Opel dieron en el clavo en 1984.

Opel Kadett

Basado en la ingeniería de su predecesor, pero con un diseño de portón trasero completamente nuevo, el Kadett E estaba preparado para una carrera estelar. Tras 1.200 horas de puesta a punto en el túnel de viento, el Kadett E logró un sensacional Cx de 0,32. El deportivo GSi, con un Cx de 0,30, era el compacto más aerodinámico del mundo. Se matricularon 625.000 en Europa en 1987.

Para entonces, la versión familiar ya había ascendido a la cima de su categoría. Desde el otoño de 1985 se ofreció una versión con portón trasero, la primera desde el Kadett C. Además, el deportivo GSi alcanzó unos objetivos que sus rivales no pudieron igualar. Cuando el legendario motor de 16 válvulas entró en escena, en 1987, dejó a sus competidores tragando polvo.

Opel Kadett

A partir de 1991, la gama Kadett pasó a denominarse Astra, adoptando el nombre empleado en su variante británica fabricada por Vauxhall. Desde entonces se han sucedido las generaciones  entre la “F” y la “L”, nacida en 2021 y con la electrificación incorporada. La familia del Kadett se perpetúa 85 años después.