La abandonada “Fabbrica Blu” de Campogalliano (Italia) volvió a la vida por un día para festejar el 30 Aniversario del Bugatti EB110. Una treintena de modelos nacidos allí se dieron cita para recordar la iniciativa más valiente de resucitar la marca en los años ’90, desgraciadamente abocada al fracaso financiero.

Bugatti es una marca mítica del siglo XX. Ettore Bugatti y su hijo Jean la lanzaron al estrellato gracias a sus éxitos en competición, a su desarrollo tecnológico, a la belleza de sus diseños y al refinamiento en sus acabados. Todo eso sucedió hace un siglo, pero la marca de Moshleim acabó sucumbiendo a sus problemas financieros y de modernización en los años ’60. Sin actividad, sin patrón, parecía que Bugatti iba a perderse en el olvido…

Bugatti fue reflotada en Italia en 1991

Sin embargo, un grupo de empresarios decidieron reflotarla en los años ’80. Liderados por el italiano Romano Artioli –un auténtico apasionado de la marca francesa- planearon una resurrección a lo grande: con un superdeportivo que mantuviera la tradición, las prestaciones y el lujo de Bugatti. Este nuevo coche fue denominado EB110 (haciendo mención a las iniciales del creador de la firma y a su antigüedad) y fue presentado con toda la pompa que requería la ocasión.

Fue mostrado al púbico y a la prensa especializada en París en 1991, contando con el apadrinamiento del actor Alain Delón. El nuevo EB110 rodó por los Campos Elíseos y giró para los fotógrafos alrededor del Arco de Triunfo. El pistoletazo de salida ya se había dado, pero aún hacía falta producirlo en serie y que fuera viable económicamente. La nueva empresa no se instaló en Francia, sino en Italia, en Campogalliano.

Una gran fábrica Bugatti en Campogalliano

Allí se construyó una gran fábrica con estilo: la “Fabbrica Blu” –que podía verse incluso desde la autostrada de Módena- que aún hoy se conserva. Se concibió y construyó un coche extraordinario y técnicamente muy avanzado para su tiempo. Contaba con chasis autoportante de fibra de carbono, motor con cuatro turbos y tracción total, algo que no era habitual ni siquiera en los otros deportivos italianos, como Ferrari o Lamborghini. 

El EB 110 tenía una silueta baja y característica, con la calandra delantera rematada con la herradura de Bugatti. Su motor de doce cilindros contaba con tecnología de cinco válvulas por cilindro y tenía un turbocompresor por cada tres cilindros (algo que no se había usado jamás para un coche de serie). La transmisión –vía una caja de cambios de seis velocidades- era 4×4, otra innovación en un superdeportivo que luego copiarían otras marcas.

El EB110 ofrecía tecnología de vanguardia

Las prestaciones eran impresionantes, de modo que la renacida Bugatti inscribió su nombre en el libro de los récords mundiales de velocidad. También se desarrolló una versión aún más deportiva y otra de competición, que participó en las 24 Horas de Le Mans. Incluso de una evolución denominada EB110 SC. Sin embargo, sólo se fabricaron unas 120 unidades, todas a mano, con los mejores materiales disponibles y con un alarde de diseño y orfebrería en todas y cada una de las piezas.

Bugatti no era rentable y entró en crisis financiera. Ni siquiera el EB112 (el segundo modelo apto para cuatro pasajeros) consiguió remontar las pérdidas. Directamente, los nuevos Bugatti costaban demasiado tiempo y dinero producirlos y las ventas eran muy limitadas. Finalmente Artioli y sus socios decidieron echar el cierre. La marca fue adquirida por el Grupo Volkswagen que, quince años más tarde, lanzó su primer modelo: el Veyron.

Se cumplen treinta años del nacimiento de un mito

Ahora que se cumplen tres décadas del nacimiento del EB110, una treintena de modelos se dieron cita en la pequeña ciudad de Campogalliano, junto a la descolorida y abandonada “Fabbrica Blu”. Un gran acontecimiento al que acudieron propietarios, extrabajadores y hasta el propio Romano Artioli. El ayuntamiento proporcionó una escolta de motoristas para acompañar la caravana de Bugattis por el centro urbano, descubriendo una placa conmemorativa.       

Comments (01)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.